Quiénes Somos

Acerca de Bufete Ruigómez

Desde su creación el 5 de noviembre de 1955 Bufete Ruigómez ha mantenido un constante desarrollo ampliando su campo de competencias gracias a su continua especialización y la anexión de profesionales altamente cualificados.

Esencial e históricamente vinculado a la especialidad del Derecho de Familia, el Bufete amplía su campo a otros muy específicos como son el Derecho Civil, Urbanismo y Vivienda, Mercantil, Contencioso Administrativo, Penal, Laboral, etc.

La singularidad por tanto de Bufete Ruigómez es, haber reunido en cada uno de sus dominios de intervención a diferentes abogados de distintas especialidades, lo que ofrece el privilegio de la complementariedad de sus respectivas competencias; no hay nada que aporte más peso específico a un asunto, que una opinión o una prestación pluridisciplinar.

En nuestro Bufete cada cliente es informado puntualmente de todas las circunstancias de su caso, la comunicación e información entre el cliente y los Abogados, es siempre fluida y eficaz.


Nuestro equipo

Manuel Ruigómez

Director Bufete


Especialidad fundamental Derecho Mercantil, Derecho de Familia y Derecho Civil.

Miguel Angel Gómez Brotóns

Abogado Penalista


Especialidad fundamental Derecho Penal, Derecho de la Circulación y Administrativo.

Emilio Renedo Herranz

Abogado Penalista


Especialidad fundamental Derecho Penal y Criminal, Derecho Fiscal y Derecho Laboral.

Andreas Ruigómez

Abogado


Licenciado en Derecho por la U.C.M. - Centro Universitario María Cristina

El Bufete Ruigómez

Se ha definido el derecho como la categoría para someter la conducta humana al gobierno de las reglas. (Leon L. FULLER: “The Morality of Law, Nueva York, 1969) Lo cual subraya con acierto, la superioridad de la acción jurídica, sobre las reglas jurídicas.

Si ampliamos el horizonte de la acción a un despacho jurídico en él se asume tanto el gobierno de la acción, cuanto la misión de documentos, la facilitación de acuerdos voluntarios y el modo de cumplir actos de naturaleza jurídica, administrar, negociar, y cumplimentar actos legales. En definitiva, un proceso vivo de asignación de derechos y deberes, o si se quiere, resolver conflictos y crear canales de cooperación.

Ello exige un sistema orgánico de atención, capaz de centrar el derecho como un cuerpo de reglas derivadas de estatutos y decisiones de tribunales, multiplicadas al infinito, que deben ser aplicadas a un número grande de personas, pero subjetivamente a aquel que encomienda su defensa al despacho de Abogados que defiende su caso. Lo cual se produce sobre cuatro fuentes de la Ley: la voluntad del legislador, la razón y conciencia de la comunidad, sus usos y costumbres y, por último, como se entienda la ética personal.

Quien tiene que resolver conflictos jurídicos busca despacho de Abogados, para ayudar, orientar, objetivar en la defensa del caso personal que encomienda con confianza, justicia y verdad, es decir con “carta de emplazamiento” que constituya el “mutuo acuerdo” que les parezca razonable, así como las estipulaciones relativas al “ante quién”, “por quién” y “por qué”.

El Despacho de Abogados que dirige D. Manuel Ruigómez Muriedas, reúne los saberes jurídicos, la conciencia ética jurídica, la integridad moral y el cumplimiento de su compromiso con su clientela. Según he podido comprobar con todos los que me han pedido recomendación de sujeto a efectos de defensa jurídica.

Así dejo constancia en este escrito, como testimonio público de mi conocimiento respecto a cuanto se indica en él.

MARIO HERNÁNDEZ SÁNCHEZ-BARBA
Catedrático Emérito de la Universidad Complutense de Madrid.

Madrid, 19 de Enero de 2015.