¿Qué es el concurso de acreedores y cuándo debe solicitarse?

Alquiler de local de negocio. Efectos del COVID-19 en los arrendamientos
mayo 18, 2020

¿Qué es el concurso de acreedores y cuándo debe solicitarse?

¿Qué es el concurso de acreedores y quiénes pueden verse abocados al mismo?

Un concurso de acreedores es aquel procedimiento judicial al que debe acudir cualquier persona natural (por ejemplo, tú que estás leyendo esto o yo mismo), jurídica (empresas principalmente) o herencia para tratar de solventar una situación de crisis económica que le impida cumplir regularmente sus obligaciones exigibles. Este procedimiento viene regulado en la Ley Concursal . En otras palabras, que no tenga liquidez suficiente para cumplir sus obligaciones vencidas.

Dentro del concepto de persona jurídica, además de las sociedades mercantiles comúnmente conocidas (sociedad anónima y sociedad limitada os dejamos un artículo de los pasos a seguir para crear una empresa), se incluyen las asociaciones, fundaciones, sociedades civiles y otro tipo de entidades en situaciones más imprecisas como la sociedad en formación (antes de su inscripción en el Registro Mercantil) o irregular (que haya transcurrido un año desde su formación y no haya sido inscrita en el Registro Mercantil). No pueden ser declaradas en concurso, por carecer de personalidad jurídica, las comunidades de bienes, las uniones temporales de empresas (UTE), etc.

Respecto a la herencia, puede declararse el concurso de acreedores siempre que la misma no haya sido aceptada pura y simplemente -el heredero asume las deudas de la herencia- por todos o algunos de los herederos, es decir, puede declararse el concurso de la herencia yacente (sin aceptar) o que haya sido aceptada a beneficio de inventario (una vez abonadas las deudas de la herencia se reparte entre los herederos el remanente que quede). Tras la aceptación pura y simple de la herencia solo cabría la declaración de concurso del heredero insolvente, puesto que se produce una confusión de patrimonios entre el patrimonio del causante (fallecido) y el de los herederos, respondiendo éstos de las deudas y obligaciones de aquél.

También cabe el concurso de la herencia cuando se produzca el fallecimiento del deudor persona natural durante la tramitación del concurso.

En cuanto a las personas naturales, tras su nacimiento cualquier persona natural insolvente puede ser declarada en concurso de acreedores; incluidos los menores de edad e incapaces, no teniendo relevancia si el deudor está casado ni el régimen económico matrimonial, dándose la posibilidad de que se declare conjunta o individualmente el concurso de ambos cónyuges.

¿Cuándo podemos considerar que estamos inmersos en una situación de crisis para instar el concurso de acreedores?

La Ley Concursal recoge en su artículo 2 el presupuesto objetivo del concurso de acreedores, que es la insolvencia del deudor común quién debido a esta insolvencia se ve imposibilitado de cumplir regularmente sus obligaciones exigibles. La insolvencia puede ser actual o inminente (cuando se prevea que no se podrán cumplir regular y puntualmente las obligaciones exigibles).

Se encuentra en insolvencia actual el deudor que de forma generalizada no puede cumplir regularmente con sus obligaciones exigibles, siendo indiferente que la insolvencia sea definitiva o se trate de una situación de falta de liquidez temporal. Basta con que el incumplimiento venga referido a algunas de las obligaciones vencidas, no siendo suficiente con que el incumplimiento sea transitorio, parcial o aislado.

Se entiende por cumplimiento regular el realizado en las condiciones pactadas (por ejemplo, el último día de mes en un préstamo con garantía hipotecaria) y con los medios ordinarios con que cuente el deudor (ingresos ordinarios, financiación, etc).

Cuando la solicitud del concurso de acreedores sea presentada por el deudor (veremos en otros artículos que esta solicitud puede ser presentada por los acreedores), deberá justificar su endeudamiento y su estado de insolvencia.

Aunque no viene específicamente recogido en la Ley Concursal, se exige la existencia de varios acreedores, es decir, no es suficiente con que el deudor deba dinero a un solo acreedor.

En próximos artículos explicaremos otros aspectos del concurso de acreedores como la solicitud de concurso, los efectos del concurso sobre el deudor y su patrimonio, y sobre los acreedores u otros.

Si eres deudor, acreedor o estás interesado en cualquier concurso de acreedores, en Bufete Ruigómez somos abogados especialistas en Derecho Concursal y podemos ayudarte con tu caso.

Andreas Ruigómez Barrilaro

Comments are closed.